Oct 14

Nuestro idioma castellano

El idioma castellano o español, junto con el valenciano, es el de muchas de las personas que han nacido o viven en la Comunidad Valenciana, un idioma que comparten con el resto de los españoles y con los ciudadanos de muchos países del mundo. En la Era de la Globalización el castellano es, por tanto, un poderoso instrumento de comunicación y cultura del que no se puede prescindir.

En castellano se expresaron y escribieron sus obras, autores valencianos como Guillem de Castro, Jorge Juan, José Sempere y Guarinos, Antonio José Cavanilles, Vicente Blasco Ibáñez, Gabriel Miró, José Martínez Ruiz Azorín, Francisco Figueras Pacheco o Rafael Altamira, entre otros. El castellano no es un idioma extranjero entre nosotros.

En comarcas como la de Requena-Utiel el castellano es un idioma tan natural como el valenciano en la Safor. No se trata de una anomalía, sino parte de su Historia y su cultura desde el siglo XIII, cuando estas tierras se incorporaron a lo que hoy en día llamamos Europa.

El respeto a los derechos del ciudadano y a la cultura pasa por el reconocimiento y la protección oficial de los dos idiomas de los habitantes de la Comunidad Valenciana, reconociéndose la potestad que asiste a todo padre en educar a sus hijos en su idioma materno. El aprendizaje desde éste facilita sobremanera el proceso educativo y el dominio de otros idiomas.

Por desgracia este respeto no ha sido observado en algunas comunidades autónomas de la España democrática. Algunos grupos políticos nacionalistas han impuesto un ideario exclusivista y anti-castellano. Desde la socio-lingüística han tachado al castellano, el idioma común de los españoles, de anomalía impuesta por la fuerza a unas gentes que eran privadas antes de su nacimiento de su auténtica lengua.

Con semejantes planteamientos se han dictado medidas discriminatorias, propias de la denostada Dictadura, y se ha atentado contra la libertad ciudadana. Algunos nacionalistas catalanes han llegado a postular la erradicación del castellano de Cataluña para ser sustituido como idioma de comunicación universal no por el catalán, sino por el inglés.

Estos planteamientos degradan la esencia cultural de un idioma y lo reducen a la condición de arma política de un partido. Parten de la idea nacionalista de Fichte que asimilaba sin miramientos idioma y nación, sin reparar que distintos países pueden hablar el mismo idioma sin integrar una única nación.

Desde la DDC queremos afirmar el valor del castellano como patrimonio cultural de todos los valencianos y como notable instrumento de comunicación con otros pueblos, rechazando todo modelo de imposición escudado en una visión sesgada de la Historia.